Logo Juventudes Centi Citi Madrid

¿Conocemos realmente a Dios? ¿Cómo podemos conocerlo verdaderamente?

Estas son algunas preguntas las cuáles nos podemos hacer ahora mismo, preguntas que pueden tener una fácil respuesta pero, para las cuales, solo hay una respuesta válida: sólo podemos conocer a Dios a través de su Palabra. Muchas personas dicen conocer de Dios, pero esto no aclara si realmente lo conocen de verdad. Vamos a explicarlo con un ejemplo: una persona puede conocer al presidente de su país, lo ve por la televisión, sabe como se llama, sabe a que se dedica y sabe que es una persona importante ante la sociedad de ese país, pero no conoce personalmente a ese presidente, no sabe que gustos tiene, no sabe cuáles son sus sentimientos o no sabe cuáles puedan ser sus intenciones o pensamientos. Esto nos hace pensar si realmente conocemos a Dios y la única manera de poder conocerlo es escudriñando las escrituras, la biblia.

\"Cómo

Oseas 6:3 nos dice \»Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra\» ➡️ La Palabra de Dios hará su propósito para el cuál ha sido dada, y seguiremos adelante en el conocimiento de Dios porque es la única manera de encontrar sentido a nuestra vida, esto es, el propósito por el cual Dios nos ha llamado.

Tito 1:16 nos dice \»Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra\» ➡️ Muchas personas dicen conocer a Dios pero con sus actos y su forma de proceder demuestran todo lo contrario. Podemos hacer referencia a lo que dice en Mateo 7:20 \»Así que, por sus frutos los conoceréis\» ➡️ Es así de simple, si miramos a aquellas personas que dicen conocer a Dios nos podemos fijar en su forma de vivir, en su forma de hablar o en su forma de tratar a otras personas, es ahí cuando realmente sabemos si conocen a Dios de verdad.

Jeremías 23:16-22 \»Así ha dicho Jehová de los ejército: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón,  no de la boca de Jehová. Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros. Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó? He aquí que la tempestad de Jehová saldrá con furor; y la tempestad que está preparada caerá sobre la cabeza de los malos. No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho, y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cumplidamente. No envíe yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban. Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras\». ➡️ El Señor es muy claro a la hora de señalar a aquelos profetas, líderes o pastores que enseñan al pueblo de Dios cosas que Dios no ha dicho ni piensa hacer, sino que hablan según les conviene y según hay en su corazón, para alcanzar su metas utilizando como cebo al pueblo de Dios; y que los hacen ir por el mal camino haciendo las obras del príncipe de este mundo, que es satanás. Y van de mentira en mentira y de engaño en engaño satisfaciendo las necesidades de la carne y no del Espíritu. Pero el Señor habla muy claramente en el versículo 22 diciendo que si esos profetas, líderes o pastores hubiesen escuchado la voz de Dios, entrando en intimidad con Él y obedeciendo su palabra, hubiesen hecho volver al pueblo de sus malos caminos y hubiesen enderezado la senda por la cual andaban sin rumbo alguno más que el de la perdición.

Juan 8:31-42 nos dice \»Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros. Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre. Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió\». ➡️ Esto les decía Jesús a los judíos de aquella época, que estaban convencidos de que estaban haciendo las cosas bien poniendo en entredicho las palabras de Jesús, pero que realmente no tenían ni idea de quien era su padre. Es más, llega un momento en el versículo 41 en que Jesús es insultado por los judíos, dado que se habían quedado sin artículos para poder defenderse de las palabras verdaderas de Jesús; pero lo más increíble de esta situación es la manera en que Jesús reacciona ante la burla y los insultos: actúa de una manera tranquila, sin ofender o reaccionar violentamente como seguramente haríamos cualquiera de nosotros si nos viéramos en una situación similar, sabiendo que él verdaderamente conoce a Dios que es su Padre.

Conclusión: si realmente deseamos conocer a Dios debemos de dejar nuestro ego y altivez atrás, reconociendo que hemos obrado mal y pidiéndole al Espíritu Santo que nos muestre su verdad por la cuál somos confrontados para tener justicia, paz y gozo. Esa verdad, nos llevará a descubrir el propósito de la palabra de Dios y, en intimidad, el nos dará a conocer los secretos mejor guardados que tiene para nosotros y para nuestra familia.

Bueno y ahora que ya sabes como debes de conocer a Dios te invitamos a ver el siguiente vídeo donde explicamos detalladamente lo anterior mencionado. La predica está dirigida por Rubén Aponte líder y pastor de nuestra iglesia cristiana Centi Citi España.

Si deseas más información sobre nuestra iglesia tienes más información pinchando AQUÍ.

Si deseas ver más vídeos como este puedes entrar en nuestro Canal de Youtube.